Páginas

domingo, 4 de marzo de 2018

JORGE ALEMÁN (Entrevistado por Judith Miller en 1994. revista francesa L´Ane)





“Se puede deducir de los diferentes contrapuntos de Lacan con la historia de la metafísica una disyunción fundamental y extrema: «o el discurso analítico o el totalitarismo».
No porque el discurso analítico aspire a encarnarse en un movimiento colectivo, sino porque la civilización se ve obligada a pensar seriamente lo que le espera en caso de desaparición de tal discurso”.  

Nos lleva a preguntarnos qué piensa Alemán que hay en el discurso analítico que evita el totalitarismo.

Creemos que tiene que tener que ver con el tipo de sujeto que plantea el discurso psicoanalítico y el que plantea el discurso paranoico del totalitarismo.

El del psicoanálisis es un sujeto de la duda inconsciente eterna, no superable, que halla en este sujeto un goce.

Nos imaginamos un mundo, un país, habitado por estos sujetos. Serían personas que se escucharían mutuamente. Su capacidad de dudar de la propia verdad, de la propia opinión, les permite darle importancia a lo que dicen los demás.

El autoritario, por el contrario, centrado en el discurso paranoico, es un sujeto de la certeza.
No tiene dudas de su opinión. Tiende a ser autoritario en la medida en que no escucha al otro, no considera posible una opinión que contraríe la propia, e impone a los demás la suya.

No hay comentarios: